¿Tener un hijo cambia tu marca personal?

tener un hijo

Como muchos sabéis, el 9 de marzo nació mi hija Iris… Después de 9 meses de embarazo en una etapa de mi vida preciosa, donde todo el mundo se preocupa por cómo estás tres veces al día, te acarician la barriga sin cesar y te permiten todos tus antojos, ha sido tener un hijo y pasar a un segundo plano.

Ahora no solo soy Laia Arcones, si no también la “mama de Iris”. Conocida así por todos los niños de menos de 5 años de mi barrio y parte de sus familias. Actualmente cuando alguien queda conmigo es para ver a la nena o cuando me preguntan por whatsapp es para saber cómo va la nena… Todas las sonrisas son dedicadas a ella. Vamos, ¡soy invisible! Jeje

Bromas a parte, mi marca personal ha cambiado por el hecho de ser madre y quería compartir mi opinión sobre cómo se ve afectada.

 

¿La etiqueta de “madre” qué connotaciones tiene popularmente?   

A nivel general, según mi punto de vista se asocia a que la experiencia de la maternidad te dota positivamente de:

  • Tener más paciencia, auto-control y tolerancia
  • Generosidad y sensibilidad
  • Ser más multitasking y eficiente
  • Mayor planificación
  • Saber relativizar los problemas
  • Buscar soluciones creativas

Yo en mi caso, ahora soy más que nunca, más luchadora, planificada, previsora,… y a la vez dulce, comprensiva, paciente, empática, flexible, juguetona, creativa…

 

¿Comunicar públicamente o no que eres madre?

Esa es la cuestión para muchas de nosotras. No sabemos si profesionalmente hay que incluirlo en el discurso de presentación o no, en una entrevista o a un nuevo cliente… 

En emprendedores o autónomos, se valora positivamente ser madre ya que denota coraje, perseverancia, determinación,…Por eso, muchas profesionales lo comunican en su discurso de presentación con orgullo y claridad.

Por ejemplo, Celia Espada, que es freelance dice en su presentación:

“Soy Celia; mamá y emprendedora a tiempo completo. Soy diseñadora, mentora y coach estratégica, además de una apasionada de la escritura y la formación online.”

Ella continuamente comunica que es madre. Interesante estrategia, ya que empatiza muy bien con su público objetivo, que son mamas emprendedoras.

Cuando trabajas por cuenta ajena, para algunas empresas no tiene tan buena percepción ya que lo asocian injustificadamente a algunos prejuicios como una menor implicación y menor flexibilidad. ¿Es duro pero cierto, no? Hay unos prejuicios predefinidos si tienes hijos pequeños. ¿Querrá viajar menos? ¿Saldrá muy puntual? ¿Si se pone enfermo el niño se tendrá que ausentar? Así que en una entrevista laboral, no parece algo que anunciar de entrada.

Si tu profesión tiene relación con la maternidad (profesores, ginecólogos, pediatras, educadores social, psicólogos…), sí puede dotarte de mayor credibilidad a la hora de aconsejar a otras madres o niños, ya que has vivido la experiencia y te ayuda a entender sus problemas.

Si te conviene comunicar que eres madre, ¿por qué no incluirlo en tus presentaciones y bios? Clic para tuitear

Comunícalo en tu web personal, en la bio de linkedin, en tu currículum, en tu elevator pitch… Dará un toque de autenticidad y cercanía.

¿Otras afectaciones a tu marca personal?

La percepción que los demás tienen de mi se ve afectada también por cómo se juzga mi papel como madre y responsable de una personita.

¿Si veis por la calle una niña que llora enrabiada, no pensáis que su madre tiene alguna culpa de ello?

¿Si va una niña manchada, no juzgáis a su madre por no cambiarla de ropa y dejarla ir así?

En general, tu imagen como persona se ve afectada por la imagen que proyecta tu hijo. Clic para tuitear

Un tándem inseparable, donde te juzgan y recuerdan no solo por lo que haces, sino también por lo que hacen tus hijos (en positivo y en negativo).

 

¿Y el plan de marca personal se ve afectado?

Claro que sí.

Tener un hijo también ha modificado mi plan de marca personal, variando mis prioridades radicalmente. Hay una que es realmente importante y a la que dedico actualmente la mayor parte de mi tiempo: mi familia (hasta septiembre al menos). Sin que quiera dejar de ser una buena profesional, ahora mismo me dedico plenamente a cuidar a esta pequeña personita con todo mi cariño.

He visto por otras mamis, que al tener un hijo sus trabajos han dejado de tener sentido. Han cambiado sus prioridades y necesitan reinventarse y descubrir qué quieren hacer con su futuro laboral. Un buen momento para revisar su plan de marca personal, de nuevo.

 

En resumen…

Como madre, me siento feliz y motivada de asumir este nuevo rol y reto personal. No tengo dudas que esta responsabilidad vitalicia me completa como persona y claramente, SUMA a mi marca personal porque demuestra mis valores, mis prioridades y multiplica mis habilidades.

 

¿Eres madre o te lo has planteado? ¿Has notado cómo este rol modifica tu marca personal? 

¿Creéis que ser padre afecta de la misma manera la marca personal?

Me gustaría conocer tu experiencia.

 

Laia Arcones
Apasionada del personal branding y viajera del cosmos del marketing. Me gusta definirme como una astronauta descubridora de estrellas humanas, ya que creo que todas las personas pueden brillar si se trabajan su propia marca personal y mi misión con este blog es inspirarles para diferenciarse.
Suscríbete al blog para no perderte ninguna entrada y lánzate a brillar.

Deja tu comentario